Entrevistas

Una entrevista con Ana Ramírez García

Publicado el Publicado en Entrevistas
Ana Ramírez García

Estamos en plena época de Carnaval y en Canarias, se nota 🙂 . Son muchas las personas que de un modo u otro participan en esta gran fiesta, como Ana Ramírez a quien tenemos el gusto de entrevistar, una mujer todo terreno que vive esta época de manera intensa como integrante de una murga y que ha conseguido llevar a cabo sus sueños. ¡Conozcamos más de ella!

¡La entrevista!

U: Ana cuéntanos un poco de ti, ¿cuál ha sido tu trayectoria hasta ahora?

AR: Pues hasta ahora he hecho de todo un poco. Comencé en una rondalla tocando el timple y como solista en el colegio. De ahí pasé a tocar la guitarra en diversos grupos y luego  a dirigir y armonizar una murga. En el mundo murguero llevo 10 años y durante este tiempo me he decantado por la música de autor, con la cual he tocado en diferentes lugares y participado en algún que otro concurso. En la trayectoria como directora me ha ido muy bien, tenemos muchos premios a la espalda y la intención es continuar con ello.

Por otro lado, siempre me he dedicado a la vida deportiva, realizando competiciones a lo largo de los años para luego estudiar INEF y ahora trabajando en un gimnasio, dentro del ejército del aire.

U: Estudiaste educación física y ahora mismo estás en el ejército. ¿Cómo surgió el alistarte en el ejército? ¿Ya te lo habías planteado o surgió por algo en especial?

AR: Al terminar la carrera comencé a trabajar con diferentes empresas deportivas con gran peso en la isla. Durante 3 años ejercí de monitora, de socorrista y de coordinadora. Pero llega un punto en el que las empresas privadas no te dan facilidades de crecimiento. Llegados a ese momento, antes de estancarme decidí presentarme a la primera oposición que publicaran, y la casualidad que fue la de las fuerzas armadas. Tuve mucha suerte gracias a que ya me había presentado a la policía nacional al finalizar la carrera, aunque no logré obtener una plaza, pero debido al estudio de su temario logré una plaza en el ejército del aire con relativa facilidad sumado a la puntuación que la carrera me daba en la parte de “concurso”.

Las fuerzas armadas no era prioridad en mi lista de deseos, pero gracias a este “impulso” ahora puedo plantearme con más calma lo que quiero o no hacer, ya que te proporciona una estabilidad “limitada” durante unos años. Es un puente que me ayudará a elegir o decidir sobre mi futuro laboral.

U: Dentro del ejército, ¿cuáles son tus funciones? ¿Hasta dónde te planteas llegar?

AR: Mis funciones hasta hace unos días las desarrollaba en la sección de electrónica, arreglando equipos de los F.18 de la Base Aérea de Gando. Ahora he comenzado una nueva etapa en la sección de deportes, donde desempeño funciones de licenciada dentro del gimnasio y fuera de él, coordinando eventos, evaluando pruebas físicas y proyectando mis conocimientos en los usuarios. Esta plaza la conseguí debido a que “promovieron” mi currículo y gracias a que la normativa exige personal “preparado” para ciertos aspectos dentro de mi trabajo, como por ejemplo a la hora de examinar al personal de las pruebas físicas periódicas.

U: ¿Qué le dirías a otras mujeres que quieren alistarse en el ejército?

AR: Las animaría, siempre que necesiten un cambio o una nueva motivación, ya que te abre muchas puertas y te permite mantener una estabilidad mientras decides qué dirección tomar. En mi caso, me preparo otras oposiciones mientras trabajo allí. Que se olviden de los prejuicios y las habladurías que hay en la calle. Al igual que todo, el ejército ha cambiado en estos últimos años, lentamente, pero se han logrado muchos progresos.

U: Se acerca el carnaval, y por lo que sabemos de ti, fuiste y eres directora de una murga femenina de reciente creación: Las Inkietas. ¿Qué nos puedes contar de esta experiencia?

AR: Realmente la murga lleva 10 años en el carnaval, lo único que nos independizamos de la asociación a la que pertenecíamos para crear la nuestra propia.

Comencé en el año 2006 como “percusionista” pero a los pocos días me pusieron de directora sin tan siquiera preguntarme. Casualmente resultó ser un puesto que estaba hecho a medida para mi. Entre mis conocimientos en música y mi afán carnavalero logré encajar en ese puesto desde el principio, tanto que he recibido ofertas de otras murgas para dirigir y armonizar.

Durante estos años hemos participado en muchos concursos, ganando premios de interpretación, vestuario y armonía entre otros. Hemos viajado a varias islas para actuar y hemos participado en diferentes eventos de carnaval. Este año venimos con aires renovados, ya que tuvimos un año sabático y nos hemos planteado todo desde un nuevo punto de vista. Ahora que llega el carnaval toca disfrutar ante todo.

U: ¿Tienes algún nuevo proyecto “carnavalero” en mente?

AR: El proyecto nuevo es el de este año, con nuevas ideas a llevar a cabo que se irán viendo a lo largo de este mes de febrero. Tenemos muchas ganas y estamos seguras de que todo va a salir de lujo. Y si se cumplen las expectativas continuaremos con este mismo proyecto el próximo año.

U: Para estar al frente de una murga, hay que tener ciertas cualidades ya que son muchas las personas que dependen de ti, además participas en la creación de las canciones y la armonización por lo que tengo entendido. ¿Cómo te definirías en ese sentido? ¿Qué cualidades se deben tener?

AR: Es cierto que para estar frente a una agrupación de tanta cantidad y variedad de gente hay que tener ciertos aspectos que te faciliten y ayuden al desarrollo de los ensayos. Lo primero es saber echarle cara a todo y no tener vergüenza. Pero lo que considero más importante es el don de gentes, el ser carismáticos y saber escuchar, aunque luego mantengas tus pensamientos intactos. Hay que saber transmitir seguridad a las personas que tienes delante y saber expresarte sin ofender o faltar el respeto. La paciencia es una virtud imprescindible en este ámbito. Pero desde luego, algo que siempre funciona es mirar por y para el grupo. Pensar como unidad, transmitir y trabajar en función a eso. La unión es lo que hace la fuerza para caminar todos en la misma dirección al final.

U: Te gusta mucho la música. ¿Cuáles han sido tus experiencias en este sector? ¿Qué te gustaría conseguir?

AR: Mi experiencia ha sido muy variada. Comencé como cantante y timplista de rondalla, para luego aprender a tocar la guitarra. A raíz de ahí he tocado en diversos grupos, participado en concursos y viajando. Me he cruzado con cantantes y grupos como Celtas Cortos, la Mala Rodríguez y algún que otro cantautor. En este aspecto me gustaría seguir mostrando mi música como cantautora, no tengo aspiraciones a corto plazo de hacerme famosa jajajaja. Me basta con que escuchen mi trabajo y lo aprecien.

U: Definitivamente eres una persona polifacética: cantas, diriges una murga, eres monitora del gimnasio del ejército… ¿Qué más te queda por hacer?

AR: La verdad que no puedo quejarme de nada, pero siempre queda mucho por hacer y por descubrir. Soy de las que piensa que nunca es tarde para empezar y tampoco demasiado tarde para cambiar las cosas. Hay que aprovechar cada día, así en vez de lamentarnos tendremos más historias que contar.

Mis propósitos a corto plazo son sacar otra oposición y sumergirme tanto en el mundo deportivo como en el carnavalero para seguir creciendo.

U: ¿Qué consejos darías a otras mujeres que quieren emprender en algún aspecto de su vida? ¿Qué consejo darías como mujer emprendedora?

AR: Cuando debemos tomar una decisión importante que va a cambiar el rumbo de nuestra vida, no debes caer en el error del miedo, miedo al cambio, a dejar atrás, a lo que vendrá… Si no se arriesga no se gana y la vida juega en función a esa regla. A veces las cosas no saldrán como uno quiere, pero siempre tendremos la oportunidad de empezar nuevamente. Mi consejo es simple, elige, apunta y ve a por ello sin pensar en lo que puede pasar. Si vamos tras nuestros sueños y aspiraciones con decisión todo se vuelca para que consigas tus propósitos. Pero toda meta requiere un esfuerzo. Lo importante es que ese esfuerzo merezca la pena realizarlo por el resultado final. Y cuando logres tus objetivos, márcate otros nuevos, así no te estancas. Piensa que estamos diseñados para aprender y adaptarnos. La persona rica es aquella que se nutre de conocimientos y aprende a aplicarlos en su día a día.

U: ¿Qué opinas sobre la integración de la mujer en el mundo laboral?

AR: A lo largo de los años se han dado pasos muy importantes. Queda mucho por hacer y eso depende de nosotras mismas. Lo primordial es tener fe en nuestras capacidades y demostrar lo que podemos aportar a la sociedad.  Son caminos arduos, pero nada es imposible. Así que lo mejor es no aceptar un NO por respuesta y luchar por lo que uno quiere, aunque te pongan muros delante. Tarde o temprano, toda limitación termina cayendo precisamente porque demostramos nuestro valor. La mujer, al igual que el hombre, está capacitada para la vida, y vivir es lo que hacemos cada día.


Y es que no hay mejor sensación que la de hacer lo que a uno le gusta, persiguiendo los sueños y mirando siempre hacia delante, porque como comentaba Ana, no hay que aceptar los NO por respuesta, los muros se han hecho para escalarlos!!!

¡Compártelo!

Facebook Twitter LinkedIn Imprimir